La importancia de la actualización

Mantenerse actualizado es imprescindible. Esta afirmación se debe aplicar a todos los sentidos de la vida, pero en el área digital aún tiene más importancia. No es una opción, sino una necesidad. Y aquí es cuando hablamos de términos como el rediseño.

A primera vista rediseñar tu página web puede suponer un simple gasto y no verse como necesario, especialmente cuando notamos que no estamos teniendo las ventas que deberíamos. Tomar la decisión de llevar a cabo un rediseño es algo que requiere planificación, tiempo y dinero. Y no es fácil llevarla a cabo.

¿Por qué llevar a cabo un rediseño?

Respondiendo a la pregunta anterior, básicamente decir que tu página web es tu activo digital más importante. Y si esta no funciona correctamente, di adiós a las ventas que puedan surgir por este canal. Por eso es tan importante llevar a cabo revisiones bastante a menudo, para asegurarse no solo de que funciona bien, sino de que nuestros clientes están satisfechos con la web.

Tu sitio web no solo es un canal de comunicación con tu cliente,  sino un escaparate donde te expones a ti mismo y a tus productos. Cuando andamos por las calles nos fijamos en los escaparates de las tiendas, aquellos que nos llaman la atención, otros donde nos paramos…Y nos gusta que sean atractivos y que estén actualizados, ordenados, bien iluminados, con ofertas… Pues lo  mismo ocurre con una web. Solo que al ser digital lo mimamos menos porque nos resulta más incómodo.

¿Qué acciones podemos llevar a cabo?

Ahora que ya sabemos la importancia del rediseño de nuestra página web, ¿qué acciones podemos llevar a cabo?

Pues en primer lugar, asegurarnos de que nuestra página es visible y funciona perfectamente en todos los dispositivos. Smartphone, tablet, PC… Además de comprobar que también funciona perfectamente en todos los navegadores (Safari, Chrome, Google Edge, Mozzila…)Así nos cercioramos de que todos nuestros usuarios pueden acceder a nuestra web sea cual sea su navegador y su dispositivo. De esta forma, estaremos garantizando una experiencia plena a todos nuestros usuarios. Si no trabajas en este aspecto, te estarás limitando tú solo porque no serás visible para el 100% de internet. Tus clientes abandonan la página incluso antes de conocerte.

Los problemas funcionales es una de las áreas más trabajadas. Probablemente porque es una de las que más nos asusta. Que la página se caiga, el tiempo de carga sea excesivo y nunca llegue a  cargar, nos dé problemas con la seguridad… Nadie ni como cliente ni como empresa quiere enfrentarse a estos problemas. 

Si detectas alguno de estos problemas lo mejor es ponerse a trabajar en ello cuanto antes. Por ejemplo, si tu sitio web es lento probablemente esté mal construido o en un mal hospedador. La velocidad es un factor clave para una buena experiencia por parte de los usuarios.

Rediseño web

Es importante recordar que en el diseño web también existen modas y tendencias, así que debemos mantenernos al día en todas ellas. Si no nos quedaremos anticuados y nuestra página no gustará al público. Por lo tanto, a la hora de llevar a cabo el rediseño deberás tenerlas en cuenta.

No nos cansamos de recordar lo importante que es el posicionamiento. De nada sirve tener una buena página web, visualmente atractiva, que funcione correctamente y bien alojada si es imposible encontrarla. Estaríamos  perdiendo el tiempo. Así que insistimos en la necesidad de trabajar el posicionamiento SEO para hacer de nuestra web, la primera en buscadores.

¿Cómo saber si yo lo necesito?

El problema viene a la hora de identificar cuando necesitas realizar un análisis profundo a tu web. Y por lo tanto, necesitas un rediseño. Pues en primer lugar ten en cuenta la opinión de tus clientes, si uno de ellos te dice que la página no funciona bien, será por algo. Busca el fallo y analízalo. Cuando viene de una sola persona hay que indagar en él pero tampoco obsesionarse, quizás el fallo sea de su dispositivo.  El problema viene cuando hay varias quejas a la vez. Que entonces es imposible que todos ellos tengan problemas, ahí es cuando debemos no solo buscar sino encontrar qué es lo que está fallando.

Hay varias plataformas que te permiten analizar aspectos como la compatibilidad para dispositivos o la velocidad de carga. En cambio, si no tienes conocimientos técnicos para llevar a cabo este análisis nuestra recomendación es que acudas a un desarrollador web. Porque probablemente el fallo no sea fácil de solucionar. Estas páginas simplemente te dirán si se encuentran problemas en estas áreas.

Para saber si tienes un diseño “responsive” o adaptable, puedes acudir a Resizer que analizará la adaptabilidad de tu página web. Este factor tiene más importancia que nunca, puesto que Google utiliza este aspecto a la hora de ordenar sus resultados y si no trabajas en ello le estarás dando una ventaja a tu competencia.

En el caso en el que quieras trabajar tu velocidad de carga, Pagespeed funciona bastante bien. Analiza el contenido de tu web y automáticamente te genera una serie de recomendaciones. Lo mejor es que ambas páginas mencionadas son gratuitas, muy intuitivas e igual de útiles.

¿A qué esperas para analizar tu web?